Code of Ethics 

Código Ético

 

Stop the trauma

Every day and every hour of separation hurts. Once families are reunited, there is still a difficult path ahead. That’s why we work with experienced immigration lawyers as soon as possible. We do everything with a sense of urgency, because time matters. 
 

Start the healing

Families need qualified people around them to meet their expressed needs in a comfortable and safe environment. Reporters, cameras, and retelling their ordeal can sometimes prolong trauma. We let families chose when and how to tell their own stories if they choose; we don’t tell their stories for them, ever. And we advocate for them when they need help saying no.
 

Our partners make a difference

We coordinate with experienced immigration lawyers and social services organizations with proven track records to get the very best options and services for families. We rely on experts, and we fill in the gap in a system that was never designed for families to be split apart, often by thousands of miles and the subsequent pain the families experience. 
 

Raise awareness while protecting families

We know human stories are important for creating the emotional connections that help advance and promote a worthy cause, but we also realize that these stories don’t belong to us, and are not ours to tell. We recognize the harm that can come to families who are exposed when their stories are publicized, even when it is well-intentioned. We have a strict privacy policy: we do not allow volunteers to take pictures with families or talk about the work publicly or on social media. The families needs and security always come first.

 

No más trauma

Cada día y cada hora de separación duele. Es por eso que trabajamos con abogados de inmigración calificados tan pronto como sea posible. Hacemos todo con un sentido de urgencia, porque el tiempo importa. No esperamos en nuestros casos.
 

Comienza la curación

Los padres y los niños necesitan personas calificadas para satisfacer sus necesidades en un ambiente cómodo y seguro. Cuando las familias vuelven a contar su terrible experiencia a veces pueden prolongar el trauma. Permitimos que las familias elijan cuándo y cómo contar sus propias historias cuando se sientan cómodas. Los apoyamos cuando necesitan ayuda y confianza para decir que no cuando no quieren contar sus experiencias a los periodistas.
 

Nuestros socios hacen la diferencia

Coordinamos con abogados de inmigración con experiencia y organizaciones de servicios sociales con calificaciones comprobadas para obtener las mejores opciones y servicios para padres e hijos. Contamos con expertos, y llenamos la brecha en un sistema que nunca fue diseñado para que padres e hijos se dividan, especialmente por miles de millas.
 

Aumentar la conciencia y proteger a las familias

Sabemos que las historias humanas son importantes para crear las conexiones emocionales que ayudan a avanzar y promover una causa digna, pero también nos damos cuenta de que estas historias no nos pertenecen y no son nuestras para contarlas. Reconocemos el daño que pueden sufrir las familias que están expuestas cuando sus historias se publican, incluso cuando tienen buenas intenciones. Tenemos una política de privacidad estricta: no permitimos que los voluntarios tomen fotografías con las familias o hablen sobre el trabajo públicamente o en las redes sociales. Cuando lo ayudamos, usted es parte de un esfuerzo serio y de primera clase que apoya primero a padres y niños.